viernes, 15 de junio de 2012

Tribuna Pública


Tribuna Pública
Francisco Javier Copeño Castro
Con la novedad de que dicen algunos jerarcas del PRI en la Zona Norte que ellos están luchando porque ganen todos sus candidatos en todas las formulas, habidas y concebidas; sin embargo, nos parece que con simples declaraciones no se ayuda en mucho a quienes andan en la brega todo el día, casa por casa, visitando a la gente para que vote por su partido a los diferentes cargos que buscan. Lo cierto es que claramente se ve la división existente, por un lado la estructura de campaña de Enrique Peña Nieto en la Zona Norte, ha venido haciendo campaña solo para el presidenciable, y en alguna ocasión para el candidato a diputado federal y las senadurías, no así para el candidato a la alcaldía, ni a la diputación local. Aunque ya dijo el coordinador de la campaña de Peña Nieto en esta región, Esteban Albarrán que están cerrando filas en torno a todas las candidaturas del Revolucionario Institucional. Ojalá que esa declaración se traduzca en hechos y aunque los del partido de enfrente se sientan con el triunfo, podría no ser así, si en verdad se trabajara en unidad, pero basta ver la campaña del abanderado priista, para palpar que por él no quedará, le está echando ganas y transmite que en verdad tiene la camiseta bien puesta del partido tricolor. Por cierto, hay quienes antes de meterse a la política deberían primero hacer un análisis a conciencia para saber hasta dónde pueden soportar la crítica, porque después podría salir contraproducente. No es posible que ante un comentario, o una crítica de manera inmediata se les pongan los pelos de punta. ¡Por favor! Moléstense cuando se publiquen cosas de su vida privada, porque nadie debe hacer ese tipo de cuestiones, pero cuando se meten a la cancha para jugar, pueden salir lastimados por los roces que se tienen dentro del terreno de juego. Si no quieren que les digan nada, mejor no entren a jugar y asunto arreglado. ¿A poco no? Por otro lado, les queremos comentar que los tablajeros del mercado municipal, se encuentran desesperados por el asunto de la no matanza de reces y porque dicen no soportar mucho tiempo sin vender, porque el asunto del pago a sus trabajadores, lo tienen que hacer, porque ellos ni sus chalanes tienen la culpa de las anomalías existentes, que en todo caso, la culpa es de las autoridades por no poner mayor atención en los rastros y de los introductores, puesto que son ellos quienes son los responsables de alimentar a sus animales, mencionan que ellos como último escalón entre el público consumidor y la carne, tienen plena confianza en que la carne que les llega está en optimas condiciones para el consumo humano, y la carne que en algún momento sale con sustancias prohibidas, no llega al mercado, porque la incautan allá mismo y la destruyen, tal y como sucedió con la carne que se decomisó el día que clausuraron el rastro municipal. Por último, hasta el momento de estar redactando esta información, se llevaba a cabo una reunión en la oficina de los tablajeros donde se manejaba que su dirigente estaba a punto de renunciar. ¿Será? La verdad no lo creemos, porque Ramiro no es de los que se rajan a la primera y de ser cierto esto, debe ser por algo más. Investigamos y se los comentamos, pero no se lo digan nadie. ¡Hasta la próxima!