jueves, 19 de enero de 2012

Opinión

SIN   MIRAMIENTO

Gerardo Lagunas  Pineda

Todo salió a pedir de boca la noche del lunes cuando el primer edil Raúl Tovar, ante un atiborrado auditorio municipal, daba su tercer informe de gobierno. Habrá quien diga que todo lo que informó fue del todo intrascendente. Vamos, nada de lo que todo ciudadano informado ya sabía. De allí que Tovar Tavera cumplió  estando presentes la titular de la SEG, Silvia Romero Suárez, que llegó de última hora por la razón de que los llamados ayotzinapos le hicieron un teatrito en Chilpo, e  Ignacio Ocampo Zavaleta, diputado local del Congreso del estado. Quienes trataron de boicotear el lucimiento del Dr. Tovar, fueron silenciados por la gente de confianza del Presidente y nada ocurrió. Por ejemplo, a las 5 de la tarde de ese día, gente proveniente de la colonia San Miguel, encabezados por Ernesto Vega Pineda, trataron de  ser escuchados con cartulinas, donde fueron atendidos oportunamente por el secretario particular Leopoldo Arroyo y el director de Gobernación Pablo Montiel, y que al final  se fueron contentos al obtener lo que pedían y ahora a esperar que dentro de 2 meses vean los inicios de la obra solicitada. Ya estando dentro del recinto oficial, todo ocurrió con toda la calma del mundo, si acaso algunas fallas del secretario de gobierno municipal Eduardo Román, que quizá por nerviosismo o simplemente porque no estaba concentrado, el caso es que tuvo sus errores a la hora de llevar a cabo el orden del día. De quien se pensaba iba a hacer acto de presencia para manifestarse en contra del primer edil, Miguel A. Garduño, regidor de obras públicas, éste fue el único que no acudió al informe y todos sus compañeros estuvieron quietecitos y atentos a lo que el “preciso” decía. Así fue todo lo que aconteció en donde hubo mucho ruido y pocas nueces por la manera en que se comentó que se iban a presentar manifestaciones desfavorables y que bueno que nada ocurrió… Quien hizo acto de presencia fue Ramón Pérez Rodríguez, personaje que durante varias ediciones de la Feria a la Bandera obtenía permiso para realizar el espectáculo de los arrancones en el bulevar H. Colegio Militar, hasta que fue suspendido por el deceso de una persona. Pues bien, Ramoncito se presentó con bellas edecanes, mismas que dieron realce con su presencia en el informe referido, ya que los ojos particularmente del sexo masculino, estaban fijos, muy fijos en ellas. Ante ello, todo hace suponer que en esta edición de los festejos a nuestro Lábaro Patrio, que ya los tenemos a la vuelta de la esquina, vuelva el espectáculo mencionado que dejó de verse por lo ya mencionado. Bueno, ese es mi particular punto de vista… Cuando había terminado el informe presidencial, varias jovencitas, aproximadamente 10, en la entrada del Palacio y con cartulinas, se manifestaban pidiendo castigo para el profesor David Tavira, a quien acusan de haber violado a una de sus compañeras. Estas jovencitas con cartulinas y consignas trataban de ser escuchadas por Silvia Romero, que se dejaba querer por la prensa al abordarla y contestaba a cuanto se le preguntaba. David Tavira es maestro de la Secundaria “Jaime Torres Bodet” y es hijo del finado Angel Tavira, maestro de música que filmó el documental llamado “El Violín” y que precisamente por “violín”, su hijo se le esté acusando de esa forma… Ya que toco a la secundaria “Jaime Torres Bodet”, aquella que se llamó Experimental número 2 y que no hace mucho era dirigida por el maestro “Bucho”, Tiburcio Mojica Díaz, me llega información que si un alumno desea hacer uso de los sanitarios de esa institución, tiene que pagar un peso para mantener limpio ese espacio. Habrá razón para cobrar al estudiantado? A dónde va a parar ese dinero y lo peor, lo sabrá la sociedad de padres de familia?... Pues nada, Pancho Arellano, el responsable del programa televisivo “Impactando Iguala”, nos llegó al precio y ya volvemos aparecer en el canal 12 de la televisión por cable a las 6 de la tarde y ojalá sea para bien de quien nos ve, simplemente porque por razones de carácter personal dejamos de aparecer. Quiero decirles que a pesar de que he tenido la invitación en su momento de la maestra Ninfa Mendoza y del diputado federal de Esteban Albarrán, de la Lic. Marisol Ayala, de mi gran amiga Hilda Avilés, para colaborar en sus rotativos, me siento orgulloso de pertenecer y colaborar en El Diario de la Tarde, y que sólo saldré cuando su editor y director general, Julio César Zubillaga, me diga “hasta aquí Gerardo”, y lo tendré que aceptar. Pero ojalá y eso nunca suceda porque algo aprendí de Don Raúl Velasco, editor de El Correo, donde trabajé muchos años y donde la lealtad debe de estar por encima de todas las cosas. Perdón, ya me extendí y ojalá el buen “Zubi” no me mutile mi columna. Hasta la próxima!