lunes, 2 de enero de 2012

Opinión

Tribuna Pública

Francisco Javier Copeño Castro

¡¡¡Feliz año nuevo a todos nuestros hipotéticos lectores!!! Esperamos que este año logren todos sus propósitos y que el Todopoderoso los llene de bendiciones cada día de su existencia.

Este año, será de mucho ajetreo político, los suspirantes a algún cargo de elección popular se moverán más cada día y habremos de soportar un sinfín de saludos y abrazos de quienes se van a "sacrificar" representándonos o ejerciendo un cargo ejecutivo; habremos de ser muy cuidadosos en elegir a nuestros futuros gobiernos, sin dejarnos llevar por el canto de las sirenas, tampoco por el sentimentalismo; analicemos muy bien qué es lo que conviene actualmente al país, a nuestro estado y a nuestro municipio principalmente porque aquí vivimos.

Los partidos políticos y sus dirigentes, deberían dejar que en verdad la gente votara por el personaje que ellos quisieran, sin presionarlos o inducirlos, sin acarreos, sin acciones de las que todos se quejan pero que todos las practican. Bueno esos son deseos de inicio de año, porque de que algún día esto sea una realidad, es como decir que mañana será domingo. Jejejeje...

Pasándonos a otras cosas, les diremos que es lamentable la noticia de que el señor trabajador de la gasolinera incendiada en 12 de diciembre pasado en Chilpancingo, a la par del desalojo de los normalistas de Ayotzinapa por diversas corporaciones policiacas y donde también resultaron muertos dos estudiantes, éste haya fallecido. Ojalá que los gobiernos tanto estatal como federal se dejen ya de jueguitos y den a conocer los pormenores de las investigación que cada día la hacen más cardiaca, y pretenden darle -a nuestro parecer- largas a ese asunto, donde más nos parece que tratan de encubrir a los verdaderos asesinos, sean estos quien hayan sido.

Mucho se ha hablado de que alguien perverso mandó de manera premeditada matar a los estudiantes, cosa que difícilmente queremos creer, y más bien pensamos que fue como ya dijimos en anterior ocasión, la falta de capacidad de quienes acudieron armados a ese lugar, que obviamente hay responsabilidad de los mandos, porque no los obedecieron para acudir desarmados, pero los policías como ya dijimos- no aguantan una mentada de madre sin responder con balazos.  Los videos han sido editados y cada quien presenta lo que les conviene, pero de que hubo exceso policiaco eso que  qué. 

Por último, los comerciantes del mercado municipal «Gral. Adrián Castrejón» se sintieron por la publicación de El Correo el fin de semana pasado, pero no se dijo más que la verdad, en el sentido de que la gran mayoría son unos marranos, y no se preocupan por mantener limpio su espacio de trabajo, ojalá que se pongan las pilas, porque nos consta todavía existe mucha gente que acude a comprar ahí. ¡Hasta la próxima y salud!