viernes, 4 de noviembre de 2011

opinión

COMENTARIOS CITADINOS

Alfonso Beltrán Mora

* Los muertos unen  a los vivos.

* No hubo sanciones por inasistencia en Escuelas.

* El alcalde Raúl Tovar sin vacaciones.

* La burocracia del Registro Civil en Iguala.

* Juana Alvarez, enemiga del PRI.

Nuevamente con ustedes carísimos lectores, para comentarles que, la pasada festividad del Día de Todos los Santos y Fieles Difuntos, conocido como Día de muertos, logró nuevamente unir a los igualtecos. Desde muy temprano todos los camposantos de la ciudad se vieron abarrotados; familias completas que hacía años que no se veían coincidieron en los cementerios para ofrendar a sus muertos: flores, incienso, veladoras, comida, bebida, música y una que otra lágrima fueron los ingredientes principales de este festejo de origen prehispánico. Y como siempre, el fenómeno del ambulantaje y el abuso en la venta de enseres propios del festejo se mezclaron para darle vida al tradicional Día de muertos, que por fortuna registró un saldo blanco, quizá porque la muerte se dio cuenta que las necrópolis estaban saturadas… Aún cuando se comprobó que en casi la mitad de las 152 Escuelas del municipio de Iguala no asistieron a clases el 31 de octubre, no hubo sanción alguna para los maestros faltistas quedando en entredicho la palabra de la Secretaria de Educación Guerrero, Silvia Romero Suárez, quien cómodamente disfrutaba también de sus días de asueto en su natal Iguala, saboreando una rica nieve en la “Nevería Independencia”, al fin que mundo ahí te quedas. Mientras tanto los lineamientos para la Organización de los Centros de trabajo de Educación, los maestros se los pasan por el arco del triunfo, pues el lineamiento número 14.1, dice que el horario de las escuelas matutinas es de 8 a 12:30 horas, pero aquí en Iguala, a las 11 horas los niños ya están fuera de las escuelas… El alcalde Raúl Tovar Tavera no tuvo vacaciones, pues lo mismo se le vio visitando los camposantos que supervisando la obra pública de pavimentación, pero jamás se vio al “Regidor Contreras” Garduño, de Obras Públicas. Por eso se dice que nadie trabaja al ritmo del primer edil, o que demuestren lo contrario… En contraparte, en el Registro Civil de Iguala a cargo del anodino de Filemón Téllez Bacilio, la burocracia campea todos los días: lo obligan a hacer cola para solicitar, cola para pagar, cola para sacar copias, cola para recibir los documentos, para que finalmente le digan que no hay sistema y hágale como quiera. Ahí el que manda es Filemón. No hay duda, en el nombre lleva la penitencia. ¿Lo sabrá la Coordinadora del Registro Civil en Guerrero?... Otra que no canta mal las rancheras es Juana Alvarez Martínez, es mala hora Presidenta del PRI en Iguala, quien jura y perjura que no hay aspirantes en el PRI. Entonces, las calcomanías de Erik Catalán, David Gama, Benjamín Salgado, y la encuesta de Alejandro Valladares no cuentan? No hay duda, Juana Alvarez es la peor enemiga del PRI, pues ni el destape de su patrón, Esteban Albarrán Mendoza, cuenta para ella… Y hasta el próximo comentario, unido, inasistido, supervisado, burocrático y enemigo.