miércoles, 19 de octubre de 2011

Opinión

Del balcón al sótano

Eduardo Albarrán Orozco 

En el mes de diciembre deberán ser publicadas las convocatorias de los partidos políticos para seleccionar a sus candidatos que contenderán en el 2012. Será en febrero cuando terminen sus precampañas y se cuente con sus candidatos.

El PRD recurrirá a las encuestas y el PRI también. Seguramente serán las dirigencias nacional y estatal las que determinen las candidaturas en función de las conveniencias políticas y de fortalecimiento de alguna corriente o grupo caciquil, según el caso.

En el tricolor están en la lista por la senaduría el ex gobernador René Juárez Cisneros, el hijo de Rubén Figueroa Alcocer, Rubencito; y el alcalde de Chilpancingo, Héctor Astudillo Flores. Como a Guerrero le corresponden tres senadores nada más, lo más probable es que le dejen la senaduría a René Juárez Cisneros, las otras dos seguramente se las llevará la coalición PRD, PT, PMC y aguirrístas.

Es preocupante el caso de la paramunicipal CAPAMI, sobre todo porque no cumple con el mínimo compromiso de clorar el agua que llega a los domicilios.

Eduardo Rangel Flores comentó hace unos días que cualquier ciudadano puede demandar a CAPAMI ante la PROFECO porque no cumple con el servicio que ofrece y que está establecido en sus contratos. El agua que llega a los domicilios no es potable. Esto puede provocar que los ciudadanos demanden y, con este argumento muy válido, dejen de pagarle a la paramunicipal.

Los igualtecos ya estamos acostumbrados a recibir el agua clorada, no potabilizada. También estamos acostumbrados a que el agua nos llegue una vez a la semana (si es que nos va bien); estamos acostumbrados a pagar una cuota fija, aunque sea poca el agua que consumamos mientras otros por la misma cantidad llenan hasta su cisterna y su alberca.

Siempre se queja CAPAMI de que hay quienes no pagan el agua y ponen el ejemplo de la luz, el teléfono y el sistema de televisión por cable, mismos que si no se pagan a tiempo se nos suspende el servicio. Lo que los administradores de CAPAMI no reconocen es que en el caso de la energía eléctrica siempre la tenemos a nuestro servicio y cuando falla, la CFE arregla en poco tiempo el desperfecto y se tiene el servicio. En el caso del teléfono también. Recibimos llamadas y hacemos llamadas y del servicio de televisión éste siempre está a nuestra disposición y cuando hay fallas éstas son menores. En CAPAMI no es así. Hay colonias que no reciben agua en sus domicilios durante meses, pero el recibo sigue llegando.

Hace unos días comentaba con un amigo que sería bueno que se instalaran medidores de agua en los domicilios, así cada quien pagaría lo que consume. Hay gente que tiene fugas de agua en sus cisternas o tinacos y no las arreglan porque pagan poco por el agua. Con el medidor pagarían hasta lo que tiran.

Hay quienes dicen que no sirven los medidores porque el aire hace que las manecillas se muevan y paguemos por aire y no por agua. Es probable, pero ya hay medidores que no permiten ese error. Además si sabemos que el agua nos va a llegar un día a la semana, como regularmente sucede, podemos cerrar la llave de paso y de esta manera impedir que el aire nos genere gastos. Abriríamos la llave el día en que nos toque recibir agua.

Los medidores tienen un costo aproximado de 500 pesos. Si se compran por mayoreo el precio disminuye. Yo si estoy de acuerdo en el medidor. ¿Y usted?

Del sótano.

Apenas le dieron posesión a Wilfrido Zúñiga como coordinador de los colegios de Bachilleres en la zona norte. El nombramiento se lo dio el gobernador Ángel Aguirre Rivero desde hace tiempo, pero le dieron cumplimiento hasta que hubo cambio en la dirección del Colegio de Bachilleres a nivel estatal.

El enfrentamiento en la “Loma de las praderas” es parte de una estrategia que nace desde el palacio municipal para debilitar el liderazgo de Rafael Ochoa Ochoa y de buscar la oportunidad para detenerlo.

Ya dijo Eduardo Román, secretario municipal, que el ayuntamiento no tiene facultades para desalojar a nadie de ese predio. También dijo que si elementos de la Policía mMunicipal están hostigando a la gente en esa colonia, que los denuncien ante la Comisión de Derechos Humanos.

Lo que tienen que hacer es organizarse más y mejor.