miércoles, 5 de octubre de 2011

información estatal

Salud, en espera de notificación de la CNDH para proceder por caso del 2009

Chilpancingo, Gro., 5 de octubre de 2011.- La Secretaría de Salud de Guerrero refrenda su respeto irrestricto a la Comisión Nacional de Defensa de Derechos Humanos (CNDH), y asienta que se encuentra en espera de la notificación del organismo sobre el resolutivo del caso de la muerte de una recién nacida por falta de buena atención médica en el Hospital General Adolfo Prieto, ubicado en Taxco de Alarcón, ocurrida el 25 de mayo de 2009.

Este jueves, se conoció a través de los medios de comunicación, sobre la recomendación 53/2011 que emitió la CNDH al Gobierno de Guerrero respecto al caso citado.

El subdirector Jurídico de la Secretaría de Salud, Bernardo Ortega Jiménez, informó que la dependencia, no ha recibido notificación alguna sobre la resolución.

“En cuanto conozcamos el contenido de la recomendación estaremos en posibilidades de proceder conforme a derecho en contra del personal que resulte responsable en el caso, iniciando los procedimientos respectivos”, puntualizó.

Enfatizó que las políticas públicas de este gobierno que encabeza Ángel Aguirre Rivero, son las de salvaguardar los derechos fundamentales de los ciudadanos, y en materia de Salud, no será la excepción, porque es en este sector a cargo de Lázaro Mazón Alonso, donde debe prevalecer el rostro humano que los guerrerenses exigen.

Recordó que ese proceso se inició en la administración anterior, pero no quedará en la impunidad.

Respecto al proceso penal que iniciaría la CNDH sobre el caso en contra del personal médico presuntamente responsable, Ortega Jiménez resaltó que la dependencia será garante y coadyuvante para que la investigación llegue al fondo del asunto, en el que se señala en notas periodísticas, una mujer con 39 semanas de embarazo no fue atendida por el médico adscrito al servicio de ginecobstetricia del Hospital de Taxco, sino por una médico de pregrado.

Médico que, destacan las notas de prensa, determinaría que la paciente fuera llevaba al quirófano para extraer el producto que presentaba cordón umbilical expuesto y no se tomaron las medidas que evitaran una asfixia. A pesar de que se efectuaron labores de resucitación, el daño que sufrió la recién nacida fue irreversible y falleció, asienta la información respecto a los documentales expuestos, primero, ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (CODDEHUM) y después ratificados ante la CNDH, instancia que habría confirmado las violaciones.