lunes, 26 de septiembre de 2011

Crónica…

¡Basta ya de guerra, queremos Paz!

GRISEL TAPIA FLORES

Con los rayos del sol en plenitud, en una tarde casi tranquila con poco tráfico, sin que el chofer sonara el claxon del auto o de la combi, porque avanzaba la Marcha por la Paz, se permitió escuchar las voces que visitaban esta ciudad, las cuales se conjugaban para pedir Justicia y Dignidad en reclamo de los miles de desaparecidos y asesinados de todo el país en estos últimos años. Ya estaba aquí La Caravana del Sur, encabezada por el activista, poeta y periodista mexicano, Javier Sicilia. La expectación era enorme, pero en suma pocos fueron los que participaron en una marcha que pedía lo que todos buscan. Con paso veloz recorrieron una de las avenidas principales de esta ciudad, pintados de cara y cuerpo; otros más gritando consignas. Niños implorando en su canto ¡Basta ya de Guerra, queremos hoy la paz! Desde sus pequeños corazones ansiosos de un mundo mejor para ellos, todos con una foto, un cartel, un  estandarte, una lona, una manta… En fin, recursos para hacerse notar fueron muchos, respuestas a su dolor muy pocas… Ahí también algunos figurines políticos que buscaron el espacio para ser bien o mal recordados. Una marcha sin frontera, donde extranjeros activistas fue lo más notorio en esta jornada por la paz. Desde españoles, franceses, guatemaltecos, estadounidenses, entre otros más linajes, lo cual hizo más notoria la indiferencia de los propios mexicanos igualtecos, quienes sólo se reservaron a presenciar la marcha “de lejecitos” y reposando en sus negocios. En punto de las 17:00 horas arribaron al Monumento a la Bandera, donde Javier Sicilia acompañado de familiares del extinto Daniel Bravo Mota y demás víctimas de la violencia en el municipio colocaron una fresca y delicada ofrenda floral al cobijo de dicho Monumento, al tiempo que depositaron unas pequeñas veladoras en las escaleras para posteriormente retirarse con rumbo a la Plaza de las Tres Garantías, donde había de efectuarse el mitin tan esperado y estigmatizado por el dolor y heridas sin cerrar que reflejaban los dolientes por las pérdidas de los suyos en esta guerra de la inseguridad e indiferencia. Para iniciar se entonó el Himno Nacional Mexicano en punto de las 18:00 horas. Posteriormente se brindó un minuto de silencio y al finalizar otro minuto de aplausos, en memoria de las víctimas. Ahí familiares de desaparecidos y asesinados dieron  sus testimonios a los presentes y acompañantes en la llamada Marcha por la Paz, cargada de dolor y tristes recuerdos. Con una plaza a media capacidad, donde todos querían escuchar y ver, pero pocos acercarse… Inició el mitin, pregonando los dolientes sus consignas como ¡Alto a la Violencia! ¡No más Sangre! ¡Estamos hasta la madre! ¡No Somos cifras, tenemos nombre! Con dolor recordando a sus familiares, asesinados y desaparecidos. Al mismo tiempo se escuchó fuerte el reclamo al gobierno municipal de Raúl Tovar Tavera, a quien criticaron por su indiferencia ante estos hechos de violencia vivida dentro del municipio, por lo que aseguraron ¡No existe presidente municipal! Seguido de un gran aplauso  de los presentes dando la razón de lo señalado, reiteraron ¡Él es quien debe velar por los intereses de todos y es la hora que el que se dice presidente municipal de Iguala, no se ha hecho presente en ningún momento en estas acciones! ¡No queremos más halcones! Los testimonios continuaron… Cerca de las 18:50 horas tomó la palabra el hombre que al morir su hijo junto con otros seis jóvenes, asesinados por el crimen organizado en la población de Temixco, Morelos, ha comenzado una lucha, una batalla en busca de tranquilidad y justicia en el país, Javier Sicilia, activista social que ha impulsado por todo el país La Marcha por la Paz y trajo a la ciudad el camino hacia La Caravana del Sur. Su mensaje fue corto, de diez minutos, con una voz “quedita”, no como la de muchos dirigentes sociales gritones. Esta voz iba modulada por el dolor, la esperanza y el temor, pero fuerte en el llamado de “Encontrar el camino de la moral, la ética, la reinserción en la vida humana y que el estado cumpla con lo que le corresponde que es la seguridad. Hacer posible un mundo donde existan muchos mundos. Queremos que nuestra presencia sea el testimonio de la paz que queremos en el país…” con sus alentadoras culminó el mitin en la Plaza de las Tres Garantías, y resguardado por un equipo de seguridad abordó su vehículo, una camioneta de lujo que lo esperaba sobre la Avenida Bandera Nacional, para continuar su peregrinar acompañado de una decena de autobuses con activistas y fotógrafos que acompañan La Caravana del Sur, buscando justicia al dolor de los mexicanos víctimas de violencia…